En un lugar del Diseño, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un diseñador de los de pincel en astillero, adarga antigua, ordenador flaco y ratón corredor. Una olla de algo más vaca que carnero, salpicón las más noches, duelos y quebrantos los sábados, lentejas los viernes, algún palomino de añadidura los domingos, consumían las tres partes de su mente. Legada la edad de nuestro diseñador casi a los cuarenta años, de complexión recia, mente abierta, rollizo de creatividad; gran madrugador y amigo del arte, la lectura, y la arquitectura.

(texto tomado y adaptado de “El Quijote”)

Muestro aquí en este sitio, páginas en la red de redes, de parte de mi vida y trabajo dedicada al diseño y maquetación de páginas, en papel, y páginas encuadernadas, que gracias al tan ducho inventor, allá por el siglo XV, el honorado Gutenberg, llegó a cambiar la visión del mundo.

Anuncios
Entrada destacada

“No necesito un reloj despertador. Mis ideas me despiertan.” – Ray Bradbury

“La vida de un diseñador es una vida de lucha: lucha contra la fealdad”.— Massimo Vignelli

“Un diseñador es un planificador con sentido del buen gusto”.— Bruno Munari

“El diseño es un plan para ordenar elementos de la mejor manera posible para llevar a cabo un propósito particular”.— Charles Eames

Create a website or blog at WordPress.com

Subir ↑